Novedades: actualmente estoy impulsando el proyecto Argentina en Python, desde aquí (ver mapa)

10 años no es nada

Ayer tuve uno de mis primeros, "¿Pero esto no es lo mismo que nosotros hacíamos hace 10 años atrás?"

Cuando estaba en Perú, en uno de los peores hospedajes (¡y ciudades!) que he estado en mi "corta vida" estuve estudiando un poco de Docker porque ya lo había escuchado mucho y nunca me había puesto de verdad. Así que me hice el tiempo para dedicarle unas cuantas horas. Aprendí poco la verdad. Hice el tutorial y terminé con muchas dudas.

Hace 2 semanas lo empecé a mirar un poco más en profundidad ya que en el trabajo lo empezamos a usar y justamente tuvimos tiempo para experimentar y jugar un poco con casos reales. ¿Viste como es? Uno aprende mucho más rápido cuando trabaja sobre un problema real que cuando estudia porque sí.

El fin de semana estuve haciendo mi imagen de Docker para la configuración de mi emacs y quedó de lujo:

https://hub.docker.com/r/humitos/emacs-x11-alpine/

Durante los días del fin de semana le estaba contando a Johanna lo contento que estaba por haber hecho esto (ya que mi primera versión para compartir la config de emacs fue un script de bash tryit.sh que hacía mucha magia loca y fea). Lo primero que le pregunté era si conocía Docker, para ver desde dónde empezamos a hablar, y me dijo que había visto algo pero que lo tenía que estudiar mejor: "Es como meter pequeñas máquinas dentro de la tuya, ¿no?". Y, sí, generalizando es exactamente eso.

Entonces, cuando le empecé a explicar porqué estaría bueno que lo miremos juntos -tener todo instalado para que en los talleres sea súper fácil y compatible de configurar todos los sistemas tradicionales, me dije: "¿Pero esto no es lo mismo que nosotros hacíamos hace 10 años atrás con César y vserver?"

¡Pucha, me estoy poniendo viejo! -pensé

Luego de leer un poco, no mucho la verdad, encontré que la principal diferencia está en la implementación de "la cosa", digamos. Docker usa LXC que es una forma nativa por parte del Kernel de Linux de realizar la virtualización y vserver hace algo parecido pero en su propia modificación del Kernel.

Por lejos, creo que la mejor explicación que encontré viene de este post de reddit y mi conclusión es que le pusieron un lindo logo simpático y con una sonrisa.

Ah, y ¡mucho marketing!


Emacs fácil

Lo primero que hay que preguntarse es, ¿se puede?

Sí, hay una forma de configurar emacs y que sea sencillo. ¿Cómo? Usando el trabajo que los otros han estado haciendo :) . El mismísimo mundo se basa en eso, entonces, ¿porqué no hacerlo nosotros también?

Una de mis preocupaciones con Emacs era encontrar una forma fácil de compartir mi configuración para que otro la pruebe sin que re rompa la cabeza. En principio creé un repo git para eso, pero no fue suficiente. Es cierto que yo demoré bastante hasta entender cómo funcionan estas cosas.

Luego pensé en hacer un paquete con mi config, pero al final de cuenta también ya necesitás un nivel de conocimiento de emacs.

Después escribí un script tryit.sh basándome en la idea de los que escribieron helm (un plugin de emacs). Básicamente, bajás el repo mio de git, ejecutás tryit.sh y ya haría todo lo necesario para que funcione. Sin embargo, mantenerlo y hacer que funcione en diferentes versiones de Linux fue complicado. Abandoné rápido por no tener una forma fácil de probarlo.

Hoy está de moda Docker, así, ¿porqué no dockerizarlo?

Hice una primera prueba con Ubuntu y la imagen terminó pesando 1.2 GB, lo cuál no tiene sentido para mí. Así que busqué otras alternativas y llegué a Alpine Linux (3.8 MB).

Luego de probar algunas cositas, llegué a la primera configuración e imagen lista para ser corrida (~350 MB). Entonces, si tenés docker instalado en tu máquina hacé:

docker run --rm -it -e DISPLAY -v $(pwd):/src -v /tmp/.X11-unix:/tmp/.X11-unix:ro -v $XAUTHORITY:/root/.Xauthority --net=host humitos/emacs-x11-alpine

Esperá unos 5 minutos que baje la imagen y probalo!

Referencia: https://github.com/humitos/emacs-configuration


No cumplas tu sueño, es una trampa

Para la charla Keynote que di en PyCon España me preparé con Nando, un profesor de historia del arte/teatro en la UDA (Universidad de Azuay), músico, actor, Ingeniero en Sistemas, director de teatro y por sobre todo, muy buena persona.

Llegué a él gracias a Belén Abad, una chica que conocimos en las Meetups de Python que organizamos aquí en Cuenca, Ecuador cuando vi una charla que dio en TEDx Cuenca que me gustó mucho. Debido a eso, le pregunté con quién se había preparado y me pasó el contacto de Nando.

El primero de los días de nuestras juntadas tomó lugar en la misma cantina de la UDA, donde luego de presentarnos y hablar un poco de nosotros, nos pusimos a trabajar juntos en el motivo que nos unía: la Keynote de PyCon España.

¿Porqué busqué una persona que me ayude a preparar mi charla? La respuesta corta es porque tenía mucho miedo.

La verdad es que no tenía muy claro porqué me habían ofrecido a mí dar una plenaria en una conferencia fuera de mi país, donde nadie me conoce. ¿Qué podría ofrecerle yo a esa gente? En España, que el movimiento de Python es muy grande. En el primer mundo, donde el acceso a la tecnología y la educación es muy fuerte. Yo. Miraba para atrás, y lo único que veía eran "un par de eventos que habíamos organizado por ahí" y que, realmente, cualquiera lo hubiese podido haber hecho.

Además, tenía la experiencia de haber participado como disertante en PyCaribbean unos meses antes. Mi primera participación como disertante en una conferencia fuera de mi país y habiendo sido invitado justamente para compartir la experiencia de Argentina en Python. Sin embargo, habiendo preparado con mucha fuerza esa charla, no me fue tan bien. Incluso, antes de emprender viaje desde Perú a República Dominicana, Johanna ya me había dicho que la charla estaba "Ni". No le había llegado a transmitir mucho (casi nada) y que me había olvidado de decir muchas cosas importantes las veces que la practiqué.

¡Eso! Puntualmente el problema de olvidarme cosas importantes era lo que más quería trabajar con Nando, y que me ayude a poder manejarlo para esta nueva charla que yo consideraba muy importante y que no quería defraudar a la gente de allá. Con Johanna decíamos, "Si vamos a España es para romperla y dejar a la gente con la boca abierta. Sino, nada de esto tiene sentido".

Seguir leyendo…


Creatividad: uno de los beneficios del tercer mundo

De niño quería ser "inventor", pero cuando me preguntaron "¿qué querés estudiar después de la secundaria?" contesté con una contrapregunta: "¿existe la carrera de inventor?". Luego de una respuesta muy corta, "No", mi sueño se derrumbó.

Al final de cuenta, pasaron más de 30 años y por una cosa o la otra, "no soy nada". Ah, ¡y me encanta!

Hace unos 7 u 8 meses que estamos viviendo en Cuenca, Ecuador y hemos estado teniendo algunos problemas de salud. Si bien no son nada grave, son molestos y claro, no es bueno. Luego hacer algunas pruebas y experimentos, tenemos nuestros primeros indicios de que el agua de esta ciudad no nos cae bien y finalmente llegamos a hacer el experimento que mejor ha funcionado (aunque pasaron varias cosas en el medio): empezamos a comprar bidones de 20 litros de agua.

Esta técnica ancestral ya la veníamos practicando en Bolivia y en Perú ya que ni siquiera la misma gente de las diferentes ciudades donde parábamos bebían el agua de la canilla. ¿Qué pasa aquí en Cuenca con estos bidones? ¡No traen piquito dispenser como en Bolivia y Perú! Por lo tanto, se necesita un soporte sí o sí (o bien, levantar cerca de 20kg cada vez que te querés servir un vaso).

¿El problema? ¡El precio! Incluso antes de comprar el bidón ya habíamos visto en el supermercado que el precio de estos dispenser ronda entre los USD ~15 (los que son solo un soporte con pico) y los USD ~150 (los que se dispensan agua fría y caliente). Vamos, cualquiera de los dos extremos me parecían caros. Los más baratos tiene un recipiente de porcelana (como un balde) y un pico: ¡nada más!

IMG_20161105_183845.thumbnail.jpg

Soporte con base de porcelana y pico: USD 17.50

Seguir leyendo…