Saltar

La vida me sorprende nuevamente; me pone en un precipicio, me pregunta si quiero dejarlo todo y saltar. No contesto, salto.

En el aire, descubro que el viento pega fuerte, que tengo frío, que la altura me da miedo... Estiro una mano para alcanzar la cima nuevamente pero ya es tarde. Veo la cima entre mis dedos de la mano como si fuese en miniatura. Suspiro...

Cierro los ojos e imagino qué hubiese sido si no saltaba. Abro lo ojos. Frente mio, otras personas también cayendo. Escapados, exiliados, voluntarias y enojadas. Nos miramos entre todos, casi formando una ronda. Preguntamos sobre nuestos destinos y compartimos experiencias...

Desde la cima, se asoman más, casi imperceptibles a esa altura, pero se escuchan sus gritos, sus insultos hacia nosotros, se enojan... Nos aturden.

"¿Y ahora? ¿Qué sigue?" -me preguntan.

Comentarios

Comments powered by Disqus