Comienzo y despedida, nuevamente

Luego de una noche hermosa de camping, de organizar bastantes cosas en el auto (ya que podía bajar todo) y estar relajado contemplando la naturaleza, arranqué para para Salta capital y me fui derecho para el Hostel La Salamanca así podía organizar mis cosas y empezar el feriado tranquilo.

La semana laboral vino media floja ya que no tuve mucha actividad, pero fui preguntando día a día como venían las cosas así podía organizarme mejor y aprovechar el tiempo para pasear, estudiar (estuve mirando bastante OSM) y disfrutar de estar tranquilo y relajado en el hostel, aprovechando que no había tanta gente. Aproveché para cocinar cosas que llevan más tiempo y dedicárselo plenamente, compartir la mesa con diferentes personas y charlar... ¡Hasta conocí un flaco fanático de la pesca que hace sus propias moscas!

DSC_0831.thumbnail.jpg

Trabajando en el Hostel La Salamanca, muy tranquilo

Varios días salí con el GPS a mapear Salta agregando puntos y corrigiendo algunas cositas. Luego, agregar esos datos a OSM y seguir entendiendo cómo es la dinámica del mapeo diario. Ahora me pasa que quiero salir con el GPS en modo peatón cada vez que salgo a caminar. Y la verdad, ¡es muy valioso hacer eso!

El Martes me fui a subir el Cerro San Bernardo que está en la misma ciudad de Salta (desde el hostel quedaba a 5 cuadras más o menos). Yo sabía que se podía subir con el teleférico, pero cuando fui y pregunté me dijeron que salía $85 y no me pareció que valía la pena. Así que, salí de la oficina, miré fijo al cerro, medí por dónde iban los cables del teleféricos y las torres y encaré derecho por ahí. Después de los primeros 30 minutos de estar subiendo el cerro, con un calor de morirse y sin agua me di cuenta que no fue una buena idea hacerse el macho y empecé a tener un poco de miedo ya que no había un camino marcado en ningún lado, no sabía cuánto faltaba para llegar a la cima y tampoco sabía como volver... El GPS (que para esta altura lo llevaba a todos lados) muerto en batería...

DSC_0841.thumbnail.jpg

El camino por el cerro

Finalmente me topé con la calle que sube hasta el cerro (no sabía que había una calle), seguí caminando un poco más por la calle y me topé con las escaleras que suben todo el cerro (tampoco sabía que había escaleras) y seguí subiendo por ellas hasta al cima, saqué algunas fotos y como estaba muerto, casi sin piernas, decidí pagar $45 para bajar por el teleférico.

DSC_0854.thumbnail.jpg

Vista de Salta desde el Cerro San Bernardo

DSC_0861.thumbnail.jpg

El teleférico

El Miércoles llegó Franz (el Alemán) a Salta, y si bien se fue a parar a otro hostel, coordinamos recorrer juntos la ciudad y para ir a comer a la noche. Por la tarde fuimos al Museo Arqueológico de Alta Montaña y nos transportamos en el tiempo hacia el 1400 aproximadamente, leímos sobre la cultura que existió en estas regiones, vimos y admiramos diferentes objetos perfectamente conservados en el tiempo y casi casi que nos caímos de culo en cada vitrina. Además, también vimos a la Niña del rayo y nos tuvieron que juntar la mandíbula con cucharita...

DSC_0899.thumbnail.jpg

Museo de Arte Contemporáneo

Cuando me pasa a buscar para arrancar a la noche por el hostel, lo invité a un flaco (Martín) que recién llegaba al hostel para hospedarse en la habitación "6" conmigo. Nos fuimos los 3 a comer unos tacos por ahí y pasada la media noche Franz nos comenta que era su cumpleaños, así que le cantamos el felíz cumpleaños al mejor estilo Argentino haciendo mucho quilombo, golpeando las mesas a más no poder y brindamos. Después, él nos enseñó el feliz cumpleaños en Alemán:

Alles Gute zum Geburtstag

Mientras estábamos comiendos, vimos que en la plaza de enfrente había una chica haciendo malabares. Así que, me acerco y le comento que hace un tiempo que estoy viajando y que extrañaba hacer pases con alguien.

Tengo novio, y está por venir

"Nah, todo bien. Yo solo quiero un compañero de pases, nada más". Igualmente, no tenía más que 3 clavas y yo no había llevado las mias, así que seguimos charlando de cualquier otra cosa, de los viajes, del vivir en la calle, de hacer artesanías y demás. Con un porrón de por medio, cada uno contó un poco su historia, compartimos experiencias y nos despedimos.

El Jueves trabajé un poquito y el resto del día me quedé descansando en el Hostel ya que mi cuerpo me empezó a pasar factura de la terrible escalada por el cerro que me había pegado. También pregunté si había algo para hacer el Viernes y como me dijeron que no, organicé para arrancar para Purmamarca, Jujuy con Franz ese mismo día. Además, él me comentó que había conocido una chica buena onda (Tatiana) en Cafayate y que si podíamos que la pasemos a buscar por San Salvador de Jujuy.

Sabiendo que el Viernes no se trabajaba, organizamos para cenar en el Hostel y nos comprams 2 vinos tintos (muy ricos, por cierto). Comimos ahí y para el segundo vino, bajamos al lugar común en la parte de la recepción para ver si "pintaba" hacer algo. No nos encontamos con nadie y, de un momento a otro, decidimos ir en el auto al cerro San Bernardo para ver cómo se veía la ciudad de noche.

DSC_0936.thumbnail.jpg

Vista desde el Cerro

Esa noche, durante nuestra estadía en la cima del cerro, conocimos a unos cirqueros que tenían clavas extras. Así que me pude sacar las ganas de hacer unos buenos pases, incluso de a 7 clavas (lo cuál no es tan fácil de lograr con una persona que recién conocés). Charla que va y charla que viene, hablamos de cómo se veía la ciudad desde ahí, de cuales eran las luces de las rutas y de nuestro próximo destino: Purmamarca, Jujuy al día siguiente. Ellos nos recomendaron ir por un lugar llamado La Caldera ya que el paisaje era terriblemente hermoso.

Al día siguiente, Viernes, nos levantamos cuando nuestro cuerpo lo dispuso y luego e que nos diga: "Ya son las 10:30hs tienen de desalojar la habitación", levantamos nuestras cosas y salimos camino para San Salvador de Jujuy a buscar a Tatiana ahí para luego ir a Purmamarca. En el viaje a Jujuy paramos en varios lugares que nos parecieron interesantes, a tal punto, que uno era un dique tan lindo que nos pintó nadar un rato en bolas por ahí. El agua: hermosa, divina, cristalina, con la temperatura perfecta.

Llegamos a San Salvador de Jujuy, la buscamos a Tatiana en un hostel y seguimos viaje para Purmamarca. Al llegar, lo primero que hicimos fue buscar el camping "El Manzano" que me lo había recomendado Gaby (una amiga de Paraná) y me dijo que hable directamente con Billy, que es un copado. Finalmente, lo encontramos y acordamos quedarnos una noche ahí, luego ir a "El refugio" (también recomendación de Gaby) y el Domingo partir para Tilcara. Ese era el plan.

Nota

Sí, aunque parezca mentira, el dueño del camping (Billy) era Analista de Sistemas, sabía programar en PHP y tenía una empresa de diseño web también. "No digas nada, te ganaste un libro del Tutorial de Python"

DSC_0960.thumbnail.jpg

Camino a "El refugio" para pasar la noche bajo las estrellas

DSC_0978.thumbnail.jpg

El "Che" Alemán

DSC_1002.thumbnail.jpg

Llegamos al refugio. Listos para merendar y empezar a buscar leña

Franz me dijo que él sabía una técnica para prender fuego sin encendedor que consistía en hacer una especie de arco (una rama doblada con un piolín de punta a punta), luego enredarle un palo con punta y hacerlo girar sobre otra madera para que genere fricción, calor y así alguna que otra brasa para luego arrimarle algún pasto seco o algo similar que prenda fácilmente. Estuvimos probando eso alrededor de 2 horas y con unos resultados sorprendentes. En el medio, con nuestra pequenísima experiencia (Franz sabía la técnica pero nunca lo había hecho), fuimos mejorando las herramientas y construyendo mejores. Cambiando las ramas, las piedras que usábamos e incluso mejorando los movimientos.

Logramos hacer una humareda terrible y generar una pequeñísimas brasas, pero no logramos encender un fuego. "Ma, dale! Yo no doy más, traé el encendedor".

DSC_1009.thumbnail.jpg

Hermosa fogata nocturna

DSC_1069.thumbnail.jpg

La vuelta del refugio

De nuevo, organizamos nuestra cosas y partimos hacia Tilcara. Llegamos, buscamos el hostel al que yo había enviado un mail por disponibilidad y nos fuimos para ahí. Enseguida ya conocimos más gente, entre ellas, Jana, una Suiza que estaba paseando por acá también y nos organizamos para comer todos juntos unas pata-muslo con ensalada y luego salir a hacer trekking para La Garganta del Diablo

DSC_1106.thumbnail.jpg

Manu, Franz, Tatiana y Jana camino a la Garganta del Diablo

DSC_1127.thumbnail.jpg

Dentro de la Garganta propiamente dicha

Volvimos al hostel, y como si fuese por para el día, nos organizamos para hacerle la despedida a Franz (que hoy dejaba el hostel y se iba para Bolivia el Martes) y nos fuimos a comprar todo lo necesario para hacer Spätzle y Lemon Pie, además de los vinos, claro

P1060636.thumbnail.JPG

Preparando la cena y el postre

Así, me despedí de Franz nuevamente. Un compañero de viaje por sectores, un amigo, casi un hermano... Sé que lo voy a extrañar. Aprendí mucho de él, de su cultura, de su forma de pensar y encarar la vida. ¡Espero volver a encontrarlo en Bolivia!

Nota

Estos son mis conjuntos de cambios en OSM: http://www.openstreetmap.org/user/Humitos/history sobre lo que he venido haciendo en este viaje

Comentarios

Comments powered by Disqus