Novedades: actualmente estoy impulsando el proyecto Argentina en Python, desde aquí (ver mapa)

La huella y el carpintero

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

image0

Martín despierta desesperado, con ganas de salir corriendo de la habitación en la que se encuentra. Aunque realmente no sabía dónde se encontraba exactamente. Sin embargo, simulaba ser un lugar de más conocido por él. Poca luz, inquieto y aturdido. Desesperante.

Intenta buscar una salida con la vista y lo primero que ve es lo más parecido a la puerta principal de esa habitación, aunque un poco encandilado por la luz proveniente de ella no logra distinguirlo. Pero sí, el creador de la historia sabía perfectamente que esa era la puerta principal, la puerta que lo llevaría a la salida de esa "cueva".

Él desesperado y pensando en que pronto podía escapar por esa "puerta de luz", salta de la cama y cae lo cual lo haría un gato en la alfombra. Impulsado por su peso, la alfombra desliza lo suficiente como para que sea imposible mantener el equilibrio sobre ella y Martín cae al suelo de la misma forma que un huevo se revienta contra el piso. Explota, grita del dolor, y quiebra en un llanto de bronca; estando tan cerca de la "salida". De lo que él creía que era la salida, pero sin embargo no lo sabía y tampoco estaba convencido como para afirmarlo.

Una vez ya en el piso, empieza a sentir el calor proveniente de la puerta. Por algún motivo en especial, la luz y el calor que ingresaba por la puerta no afectaban a toda la habitación. La habitación seguía oscura y tenebrosa. Pero Martín los sentía tan exagerados que casi ni se le veían las pupilas.

Intentando levantarse, comienza a enojarse con él mismo; por haberse caído, por no haber mirado, por no haber podido controlar el equilibrio, por haber olvidado completamente lo sucedido la noche anterior y despertar en "ningún lugar". En algo completamente indescifrable.

Se levanta. Se quita la tierra de encima y va por un segundo intento. En este caso, sin ninguna complicación. Llega a la puerta, apoya la oreja sobre ella e intenta escuchar del otro lado. Nada. Mira hacia abajo y ve que la luz salía particularmente de la cerradura y sentía que el calor venía del mismo lugar. Parecía un láser que perforaba la piel.

Contento con su hallazgo y valentía. Estira la mano hacia el picaporte, intenta girarlo y misteriosamente gira. Empuja, y cuando empuja, la luz casi mágicamente se apaga. No ruido, no luz, no humo, no olor, no... Nada.


La felicidad hace trabajar mejor a tu cerebro

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

Traducción de "Happiness Makes Your Brain Work Better" de Jessica Stillman

Un estudio psicológico explica que en vez de pensar en el éxito como fuente de felicidad, deberíamos pensar en la felicidad como fuente de éxito --y uno de ellos está bajo nuestro control más de lo que imaginamos.

image0

Los empresarios, en general, están estresados. Nos ponemos metas, luchamos para alcanzarlos y creemos que obteniendo esa meta, cualquiera que sea, nos incrementará la satisfacción. Sin embargo, según un investigador sobre psicología positiva de la Universidad de Harvard, la tendencia a perseguir logros para obtener mayor grado de felicidad puede parecer de que realmente se invierta la ecuación.

En una fascinante (y divertida) charla, Shawn Achor, autor de "The happiness Advantage" (algo así como "La ventaja de la felicidad"), argumenta que mientras quizás estamos pensando en que el éxito nos traerá felicidad, la verdaderda verdad es que la felicidad nos traerá más éxito. Y entender esto es particularmente valioso para empresarios, Achor dijo en una entrevista. Dueños de compañías, el dijo, necesitan:

Invertir la fórmula de felicidad y éxito. Pensamos que si trabajamos duros para alcanzar alguna meta empresarial, entonces seremos más felices. Pero la investigación deja claro que cada vez que tenemos un éxito, nuestro cerebro cambia el significado de éxito. Entonces, para vos y para tu equipo, si la felicidad está del lado opuesto del éxito, nunca la obtendrás. Sin embargo, si se incrementa el nivel de felicidad en medio de un desafío -- en el medio de una búsqueda de inversiones, en el medio de una recesión económica -- lo que encontramos es que todo tu grado de éxito decae dramáticamente -- cada negocio mejora los resultados.

El cerebro, funciona significativamente mejor cuando te sientes positivo, entonces desarrollar una perspectiva "soleada" te permite ser más inteligente y más creativo. "Encontramos que el optimismo es el mejor predictor de una éxito empresarial porque le permite a tu cerebro percibir más posibilidades", dijo Achor. "Sólo el 25 por ciento del éxito laboral está basado en el IQ. Setenta y cinco por ciento es sobre cómo tu cerebro cree que tu comportamiento importa, la conexión con otras personas y cómo manejas el estrés"

SI está todo listo para argumentar que el tu nivel de optimismo o la habilidad para manejar el estrés está fuera de tu control y determinado por cualquiera, tus genes o tu infancia, requiriendo un nivel de compromiso estilo Woody Allen para asistir al psiquiatra y así revertir la situación, a Achor le gustaría corregirte: "Es un mito cultura que no podemos cambiar nuestra felicidad", dijo, explicando que:

Los genes son realmente importantes en la felicidad, pero eso está basado en la cultura promedio. Esto significa que la persona promedio no lucha contra sus genes. Así que si has nacido con genes de obesidad o de pesimismo y no cambias tu comportamiento tus genes ganan. La felicidad llega fácil para algunas personas, pero la felicidad es una posibilidad de todos si cambiamos nuestro comportamiento o nuestro modo de pensar.

Y cambiar tu forma de pensar es, probablemente, menos difícil de lo que imaginas. "Nadie pensaría que algo pequeño puede cambiar patrones de pesimismo de décadas o de genes", admitió Achor, pero la investigación se los demuestra a los escépticos. "Lo que encontramos fue algo tan simple como escribir tres cosas que te gusta hacer por 21 días in una fila incrementa significantemente el nivel de optimismo y dura por los próximos seis meses. La investigación es increíble. Prueba que actualmente podemos cambiar".

Por lo tanto si estás buscando más formas de incrementar tu cociente de felicidad, entonces mira la charla de Achor TED debajo para algunas simples intervenciones que han probado ser de ayuda. O si estás más enfocado en ayudar a tu equipo a funcionar mejor siendo más feliz, podés ver Achor's recent *Harvard Business Review Magazine* cover story, explicando, como Achor puso ahí que: "la felicidad conduce a mayores niveles de beneficio. En el artículo describí algunas cosas que puedes hacer a nivel de equipo de organización" para mejorarlo.

VER VIDEO


Escribir x Escribir

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

Siempre quise escribir. Sí, siempre quise hacerlo. Incluso lo he intentado de diferentes formas: escribiendo para mí, escribiendo para los demás, incluso escribiendo para alguien que ni siquiera conozco. Pero por suerte, pude aprender a escribir y además, aprendí otras cosas en el medio también; intentando a prender a escribir, ¿no?

Pero básicamente, así fue como empecé a escribir: escribiendo. Creo que no se me hubiese ocurrido nunca otra forma de hacerlo sin que sea simplemente escribir por escribir, por la misma acción que eso es por sí misma.

Wow! Incluso pensar que hubo alguna época (un gran tiempo) que ni siquiera sabía cómo escribir: qué significaba cada letra, qué era una letra. Incluso ni siquiera sabía lo que era simplemente la línea, curva, grafo, dibujo, caracter, mancha o como quieras llamarlo, que conforma cada una de las letras. Además, ahora que digo letra; también sé lo que es una palabra, una oración, un párrafo y también un sujeto y un predicado. ¿Para qué tanto si yo simplemente quería aprender a escribir?

Gracias a querer aprender a escribir, también aprendí a leer. ¿Y qué sería de leer así como tal sin que nadie haya escrito algo antes? Entonces, ¿cuál fue la primera idea que se le ocurrió a alguien: leer o escribir? Pero claro, digamos que se le ocurrió leer. Entonces, ¿cómo hizo para explicárselo a alguien qué era leer sin decirle antes explicarle lo que era escribir? ¿Cuál explicó primero? Esto probablemente fue mucho más complejo de lo que hoy día explicamos como leer y escribir y esto es porque es algo que está al alcance de la mano: porque la gran mayoría que nos rodea sabe leer y escribir simplemente.

Entonces, así también aprendí a leer. ¿Y qué mejor que leer? Podés aprender un montón leyendo cosas que escribieron otros pero ¿qué podemos aprender de lo que escribimos nosotros mismos, no? Si lo estamos escribiendo es porque ya lo sabemos, ¿cómo vamos a escribir algo que no sabemos que vamos a escribir sin siquiera pensarlo un segundo? Es complicado. ¿Hay alguna forma de no pensar? ¿De que sólo las manos se dejen llevar y que escriban lo que realmente sienten? Pero, ¿sienten las manos lo suficiente como para poder tener algo que decir? Bah, más que decir: escribir. En fin, aunque no tanto. Si realmente las manos sienten lo suficiente como para poder escribir, supongo que las piernas también tendrán lo suyo para ... Para... ¡Expresar!

¡Eso es! Las piernas también se mueven sin que le digamos nada, o ¿todo el tiempo estás pensando en cómo mover las piernas, enviándoles señales de qué cosas hacer, o para dónde caminar? OK, supongamos que sí: ¿cómo se explica ese momento en la pierna está en una "mala posición" y se mueve completamente sola de forma repetida en el mismo sentido haciendo una especie de saltito. Bastante común cuando estás prestando atención en clases (el movimiento es con una velocidad intensa) o también cuando estás escuchando música y hace "el saltito" que marca el ritmo. ¿Cuántas veces has querido decirle que no lo haga, te hace caso por un segundo y al toque está "bailando" nuevamente?

Entonces, ¿qué es escribir x escribir si no es exactamente esto?


nosehablamas.com.ar | un sitio en 24hs

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

El Martes por la noche me agarró mirando la televisión mientras cenaba. No recuerdo bien la hora, pero estaba mirando TN y el programa que estaban pasando se llamaba "Palabras +, palabras menos". Sinceramente, no tengo idea de qué se trata, cómo es normalmente ese programa ni ningún otro en realidad, porque no veo televisión. Solamente cuando como al medio día o a la noche, como para que me "hable alguien" :)

En este programa estaban entrevistando a familiares de la "Tragedia de Once", quienes explicaban lo mal que los había tratado durante todo el día de la tragedia, las idas y vueltas que tuvieron que hacer para reconocer a sus familiares y la falta de respeto que hubo con ellos. Algo bastante típico cuando pasa unaccidente grande y la gente está descontrolada por la situación. Claramente, entendible.

Entonces, mientras escuchaba estos relatos pensaba: "Qué loco, ¿no?. Estar ahí, en el tren en ese momento, atrapado y sin poder salir; casi esperando que llegue la muerte". Eso me hicieron sentir los familiares, que dicho sea de paso, los escuché expresarse con cordura y respeto hacia "los culpables" (si se quiere) de lo ocurrido.

"Palabras +, palabaras -" el programa va llegando a su fin, vienen los agradecimientos de los periodistas y también de los familiares hacia ellos por la invitación y demás. Entonces, mientras estaban cerrando el programa uno de los periodistas dice: "La última rápida: ¿tienen esperanza en la justicia?" y se escucha un revuelo de "Sí. Tiene que haber justicia". "Sí, va a haber justicia". "Vamos a movernos para que la haya" y por allá lejos, perdido entre tantos "Sí" se escuchan un "No".

Ya casi cuando estaban poniendo la placa de cierre, el periodista se da cuenta de ese "No" perdido entre los demas, para todo y le dice: "Me interesa mucho escuchar porque la señora dijo que no tiene esperanzas en la justicia". Muy tranquilamente la señora, de unos 50 - 60 años explicó: "Esto es como todo lo que estamos acostumbrados a vivir: hoy todos los medios están hablando de esto, algunos con respeto otros casi tomándonos el pelo. Se arma un revuelo que dura unos meses. ¿Cuánto te parece a vos? ¿dos, tres...? Tal vez. Ya pasados esos meses nadie vuelve a tocar el tema y quedamos en la nada, al igual que los desaparecidos."

Esa excelente explicación de esta señora me hizo pensar que es posta, siempre pasa lo mismo. Y no es solo en la televisión (ya que yo no miro y me entero igual de este tipo de "boooom" periodísticos / trágicos), sino que es en todos los medios, por todos lados: diarios, revistas, radio, internet, la gente en la calle, etc.

Con esto en la cabeza, se me ocurrió que debería existir un lugar en dónde uno pueda seguir los temas que le interesan y estar informado sobre casos que fueron un "boom" en algún momento y hoy ya nadie habla. Un histórico, un archivo de lo que fue pasando sin la necesidad de escribir sobre esto todos los días (es imposible seguir todos los casos) pero sí con la habilidad de compartir contenido que ya existe y agruparlos por tópicos.

Así, con esa idea en la cabeza me fui a dormir...

Pasó la noche, me despierto, desayuno, miro los mails del trabajo: ni uno. ¿Y ahora? No tengo con qué avanzar en el laburo, ¿me pongo a masticar esa idea de anoche?. Dale! Empecemos por lo básico y teniendo en cuenta estos puntos:

  • no tengo mucho tiempo
  • no sé cuánto tiempo le voy a poder dedicar en el futuro a este proyecto
  • me gustaría algo simple
  • no generar contenido
  • el diseño gráfico lo tengo que hacer yo (esto es un desafío -indispensable para cualquier proyecto-, nunca lo hice)
  • quiero ver resultados antes de empezar
  • se deben poner únicamente links y los datos se deben obtener desde este
  • tiene que tener un buscador
  • tiene que organizar los temas según relevancia / visitas o algún sistema de orden diferente a la fecha

Lo primero que hice fue registrar el dominio (nosehablamas.com.ar); enseguida agarré el Inkscape para diseñar cómo se va a ver el sitio. Busqué unos colores pasteles en Google y me diseñé un logo. Después, me puse a traducir eso en código y empecé a programar. Para el medio día ya tenía "algo" que empezaba a querer funcionar.

Comí, me senté de nuevo en la computadora y a eso de las 16:30hs me fui a hacer malabares con un amigo. Luego, 19hs, a un Taller de Clown que empecé ayer. Hora de regreso a casa: 23:30hs. ¡Comer y a dormir! Era imposible pensar.

7 a.m. arriba. Ya estoy listo para terminar el sitio. Miro el correo y veo que ya me delegaron el dominio. Perfecto, termino algunos detalles y lo saco a la calle. Me hice unos mates y para eso de las 11 a.m. estaba subiendo el sitio al servidor y configurando permisos, servidor web, y demás yerbas.

Así, puedo decir que hice un sitio en Django desde cero en menos de 24hs.

Veamos, me levanté el Miércoles a las 7hs, habré empezado a laburar en esto a las 9hs y le pegué hasta las 14 hs. Ahi van 5hs. Pero después de comer seguí un rato, desde las 15 hasta las 16:30hs aproximadamente. Eso suma 6:30hs. Esa misma noche intenté hacer algo, pongamos media hora más: 7hs.

Hoy me levanto de nuevo a las 7hs y empiezo a las 8hs (casi sin desayunar) y laburo hasta las 11hs... ¿Cuánto da? Veníamos con 7hs + 4hs de esta mañana: 11hs. Wow! Ni yo me lo creo.

Claro que sí, el sitio tiene algunos (varios) errores: ¡pero hay un sitio nuevo en la internete hecho en menos de 24hs! :D

Con ustedes http://nosehablamas.com.ar

image0