Novedades: actualmente estoy impulsando el proyecto Argentina en Python, desde aquí (ver mapa)

Colón: Día 4

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

Lluvia, lluvia, lluvia y más lluvia. No veía la hora de que sean las 19:20 para volver a Paraná. Cuando paró, a eso de las 16 hs, me fui a la terminal. Tenía 3 hs de espera. Las pasé mirando la lluvia. Resumiendo: una cagada Colón.


Colón: Día 3

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

Me desperté a las 14 hs con el sonido del teléfono, era Facundo que llamó para confirmar el viaje a Buenos Aires a la 26a Reunión de PyAr. Por suerte llamó, sinó seguía durmiendo hasta quién sabe que hora.

Me fui a comer enseguida, estaba muerto de hambre. Recorriendo llegué a la misma pizzería del día anterior, pero esta vez ya habían cerrado y hacían únicamente comida para llevar. Me pedí unas empanadas de roquefort y otras de cebolla y queso.

Mientra volvía al departamente para comer, nuevamente se largó a llover y la ta' madre. Mientras comía y después también, me miré dos millones de capítulos de los Simpsons y me dormí un rato. Al despertar, seguía lloviendo, no podía creer la sal que tenía.

Igualmente, salí a dar una vuelta. Esta vez encaré para el lado de las playas nuevas en busca de alguna actividad (ya estaba totalmente aburrido de tanta lluvia). Por suerte al ratito paró. Cuando llego a las playas encontré un tour que recorría varios lugares, incluyendo el puente internacional, en una lancha bastante grande.

Éramos al rededor de 20 personas las que fuimos. A los 30 minutos de viaje se largó a llover nuevamente y tuvimos que volver. La yeta estaba conmigo. Bajo la lluvia me volví caminando a mi casa, hablando con una pareja que conocí en la lancha. Mientras iba pensando qué iba a hacer a la noche, ya que seguí lloviendo y cada vez más fuerte.

Al llegar la noche, llovía como si nunca hubiese llovido. Igualmente me bañé, me puse la maya, las ojotas y salí. Me fui al "Patio de la casona" que lógicamente no había casi nadie (el lugar es abierto y tiene una galería).

Estaban únicamente "los borrachos del tablón" refugiados en la galería. A los 5 minutos el lugar cerró, yo todavía estaba ahí porque llovía demasiado. Me puse a hablar con la gente que estaba ahí, uno era globólogo-payasólogo. Me reí un rato con esa gente y después me fui a "Perro Verde" aunque de raro no tenía nada :P .

Había un flaco tocando la viola y cantando temas de nacionales. Un fogón cualquiera era. Me tomé unos tragos, me encontré con los músicos de la noche anterior y después me volví a dormir. La pasé bastante bien a pesar de la lluvia.


Colón: Día 2

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

Por suerte la noche anterior no salí. A las 3 am se largó una tormenta que tapó la ciudad entera con agua. Truenos, rayos y demás captaron mi atención un buen rato y me mantuvieron mirando por la ventana.

Cuando me desperté, hice unos mates y me fuí a almorzar a una pizzería en donde comí lomito al plato (muy bueno) con una cerveza. Cuando estaba terminando de comer me agarró la lluvia y me tuve que volver (estaba comiendo al aire libre). Llegué a casa, me hice unos mates y me fui para el salón que tiene el complejo en el que estoy parando. Conocí dos chicas, Melisa (18) y Ana (14).

Les ofrecí tomar unos mates, como para iniciar la charla. Me dijeron que no tomaban :) , me senté con ellas y enseguida nos pusimos a hablar de cualquier cosa. Casualmente eran de Paraná, lo cual hizo que la charla sea bastante entretenida. Mientras yo tomaba mis mates y jugábamos a las cartas. Me dí cuenta que hace mucho tiempo que no estaba tan al pedo, como en la época de la secundaria. Sabían cualquier cantidad de juegos de cartas (españolas), yo ni siquiera me acordaba como se jugaba a la casita robada.

Cuando paró de llover me fui a caminar un rato. Me agarró nuevamente la lluvia y me volví a cass bastante encabronado.

A la noche me fui a recorrer un poco más la ciudad y buscar un lugar dónde tomar algunas cervezas. Caminando me crucé con unos chicos que llevaban instrumentos, y les pregunté a dónde podía ir. Me recomendaron ir a "El patio de la casona" dónde iban a tocar ellos. La banda se llamaba Raices II. Hablando de todo un poco nos dimos cuenta que teníamos una banda de músicos amigos en común (Acólitos Anónimos, una banda de Paraná). No puede ser tan chico este mundo.

Llegamos, y mientras ellos armaban todo y demás, yo me senté en una mesa y empecé con la primer cerveza. El lugar era bastante raro, algo así como un centro cultural, al aire libre, una casa vieja. La verdad que me gustó mucho.

Casi al final de la primer cerveza, empezó la banda. A todo esto, estaba un poco aburrido porque no había mucha gente, la mayoría eran vagos, y no había hecho sociales hasta el momento. La banda haca Rock & Blues y hacía 10 años que no tocaban juntos ni ensayaban tampoco. La verdad que se notó bastante ;) . Pero fue demasiado entretenido, porque hacían cualquier cosa, pero bien.

Terminó la banda y me fui a recorrer otros bares, cuando me cansé me volví al departamento. Pasó el segundo día de mi visita a Colón y sigo con la idea de que no está nada bueno.


Colón: Día 1

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

Unos días antes de salir para Colón ya tenía los pasajes en la mano. Salía el Jueves a las 9 de la mañana.a Noche anterior al viaje me acosté relativamente temprano, comparado con los días anteriores, para poder levantarme a las 7hs. Cuando me despierto miro por la ventana que se estaba cayendo el mundo. Diez minutos más tarde Santa Fé estaba nuevamente inundada. Eran cerca de las 7:30hs y tenía otro problema: ¿Cómo salgo de casa?

Desayuné, acomodé todo y salí con un pilotín para mí y el que trae la mochila (muy buen feature este). No llegué a hacer 50 metros que ya estaba totalmente mojado. El agua casi que me llegaba a las rodillas. Vuelvo a casa para buscar un paragua, que sabía que no iba a encontrar porque pensé que estaba en Paraná, pero por suerte estaba ahí. Espero un rato, pongo algunas cosas más en la mochila y salgo. Por suerte estaba el colectivo en la parada subiendo gente, asique lo nadé (corrí) y me mojé poco...

Llegué a la terminal 15 minutos antes que salga el cole, pensé qué iba a hacer 5 horas arriba del colectivo sin pegar un ojo. Fuí a la librería y me compré un libro del Che: "El Che, la historia" de Oscar Carotto. El viaje se me pasó volando, leí bastante del libro, miré un rato el paisaje y dormí una hora.

Cuando llegué fuí derecho al baño, no aguantaba más. A la salida me encuentro con mi vieja y el novio que me estaban esperando. Dimos un par de vueltas, comimos y fuimos para la playa. El agua del río es casi transparente, es muy lindo, lo único que no me gustó mucho es que la arena tiene muchas piedras canto rodado, casi que no se ve la arena. Volvimos al departamente alrededor de las 18hs, como para que tengan tiempo de organizar todo y no viajar de noche de regreso a Paraná.

Enseguida se fueron me fuí a recorrer la ciudad a pié: no encontré nada soprendente, llamativo, algo que me detenga a mirar por un tiempo. La ciudad tiene calles de tierra con muchas piedras por encima, un poco triste, media apagada y poca gente.

A la vuelta leí un poco más el libro del Che y miré el abierto de México por la tele, mientras pensaba que iba a hacer a la noche. Por un lado tenía ganas de salir y por el otro estaba muy cansado... Al final no salí.