¿Qué tan boludo se puede ser?

Nota

Este post no es el original, sino una migración de Wordpress a Nikola. Si no se visualiza correctamente, podés ir al original (en Wordpress) haciendo click aquí

¡HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ!

Yo vivo al lado de un baldío en Paraná (un terreno igual al de mi casa en el que nunca se construyó nada). Entonces, en la "vereda" de este terreno hay un boludo que cada tanto poda el patio de la casa y tira sus residuos ahí, bien en el medio de la "vereda". Lo que normalmente hacemos en casa, es llamar a la Municipalidad para que venga a quitar esos residuos, pero la misma viene únicamente si las ramas están sobre la calle. A menos que te pases unos cuantos días insistiendo. Otro boludo!

Entonces, como de boludos está lleno el mundo, siempre hay otro más boludo que el anterior, y que como buen boludo, quiere superarse cada día más. Y como si esto fuera poco, el boludo mayor quema las ramas generando una fogata de puta madre, echando humo para todos lados y poniendo en riesgo mayores a los boludos que vivimos al lado.

De hecho, abajo de dónde el más boludo de todos prende el fuego hay un árbol (que no es ningún boludo y sabe que se va a quemar, pero no puede hacer nada). Una de las últimas veces, la fogatita lo agarró y fue un quilombo.

Hoy, nuevamente este boludo importante, más conocido como el más boludo, incendió nuevamente las ramas que el boludo anterior (o una sumatoria de ellos) había depositado en el conocido baldío para residuos de boludos. Así que, encuando empecé a sentir un olor a quemado por toda la casa salí corriendo a ver qué pasaba (o para salvar mi vida quizás) y veo que otra vez estábamos frente a acciones boludas, entonces entré corriendo a casa en busca de la manguera y un balda para apagar el incendio.

Claro, cuando abrí la canilla me dí cuenta que no podía jugar al bombero con la presión que tenía (un balde cada 5 minutos). Así que no me hice el héroe y me quedé a un costado controlando que no se prenda nada que esté cerca mientras se cargaban los baldes. Usé todo lo que aprendí en la facultad de ingenieríasobre cómo apagar incendios y lancé el agua sobre lugares puntuales para que el mismo no se siga expandiendo.

Por suerte, terminó con un final feliz: nadie murio. Ahora sí, el olor a mierda que tengo encima no me lo quita nadie!

Algunas fotos boludas:

[gallery link="file" columns="4"]

Comentarios

Comments powered by Disqus